Ésta caraqueña, siempre se ha visto atraída por las artes; la música, el baile, el cine, y a su vez por datos curiosos, cosas poco probables, hechos y personajes históricos que han marcado la diferencia en el mundo, la pintura resultó el medio perfecto para poder unir todo esto y transmitir mensajes centrados en cómo estas cosas han marcado una pauta tan notoria en nosotros, que con una sola imagen las personas pueden conectar con ellas inmediatamente.

Comenzamos ésta nueva sección de «Historias Reales de Emprendedores Reales» con una joven talentosa que tuvo que partir de su tierra natal para buscar nuevas oportunidades para si misma y para su arte. Un ejemplo de talento, constancia y gran visión del arte, regalándonos en cada trabajo, lo mejor de si como artista y emprendedora.

¿Cómo surgió la idea de comenzar tu emprendimiento?

Siempre se ha percibido el arte como algo inaccesible, sea por lo elevado de su precio o porque el espectador lo percibe como algo ajeno a sí mismo la mayoría de las veces, es difícil para el ciudadano que no es coleccionista de arte conseguir piezas con las que realmente se sienta identificado y con la situación económica en Venezuela también es complicado invertir en arte.

Yo me vi en esta situación e hice piezas para mí misma, como algo personal, en el 2014, una amiga comenzó a hacerme pedidos, me daba imágenes de referencia y compraba los materiales para que pintara para ella, yo nunca había pintado para otra persona, tampoco había pintado en formatos grandes así que yo misma me sorprendí cuando vi que el resultado era bueno y que gustaba. Esta amiga comenzó a promocionar mi trabajo y me animó a promocionarlo yo también, así comenzó a correr la voz entre amigos, conocidos de mis amigos, conocidos de conocidos de mis amigos y redes sociales, así pude emprender como artista, gracias a Daniela que me creyó capaz de hacer más de lo que yo misma creía que era capaz.

Comencé a contactar con galerías de arte en Caracas, Galería de Arte Bortot fue la primera en abrirme las puertas, además me guiaron y me aconsejaron con respecto al uso de materiales, fijar precios y todo lo que necesita saber cualquier artista emergente; Luego contacté a Artesa Marketplace y me apoyaron desde el principio, me dieron la oportunidad de pintar en vivo, hicieron todo lo posible por hacerme visible y sobre todo me dieron su amistad incondicional. No todo el mundo encuentra buenas personas del medio artístico que te guíen y te apoyen de esta manera, pero yo corrí con suerte y logré llegar a las personas indicadas, entonces además de tener a mis clientes particulares también tenía clientes en galerías de arte.

¿Cómo describirías tu actividad?

Me gusta creer que es un puente que conecta el arte con las personas, que vuelve el arte accesible y personal para cualquiera que lo aprecie, que materializa lo que el cliente está buscando para sí mismo o para regalarle a un ser querido, que vuelve el arte algo cercano, que esa pieza que se va a volver parte de la cotidianidad de alguien no es simplemente un objeto frívolo para colgar algo en la pared para que no se vea vacía, me gusta creer que cada pieza tiene significado, que transmite emociones y buenos recuerdos.

¿Qué representa para ti convertir tu arte en marca y que va a representar para tu mercado meta?

Para mi representa una experiencia de conexión con las personas, siempre procuro hablar con mis clientes acerca de los encargos que hacen y todos tienen algo que contar y todas son historias muy interesantes, eso me ha permitido pintar no solo desde emociones e historias propias (que por supuesto también lo hago) sino que también puedo hacerlo desde las emociones e historias de otros, ver las cosas desde la perspectiva de otro te abre los ojos y te vuelve más empático. Espero que para mis clientes represente lo mismo, una experiencia más que una compra, algo de valor sentimental más que un objeto adquirido.

¿Cuáles son las tres principales fortalezas que posee tu emprendimiento?

  • Arte 100% personalizable
  • Precios accesibles
  • Enfoque total en el cliente

“Mi trabajo se trata de conexión, sea con algún momento en particular, un personaje, una canción, una película, para mí el arte se trata de conectar con aquellas cosas que amamos y que forman parte de lo que somos”

¿Cuáles son las tres cosas más importantes que has aprendido de tu competencia?

Creo que entre artistas no hay una competencia como la hay entre empresas, podemos trabajar los mismos temas e incluso tener obras en venta dentro de la misma galería o en la misma red social, pero la elección de compra del cliente se basa en gustos muy personales, cada artista tiene su propio estilo y a quien le gusta el trabajo de un artista no necesariamente le gusta el trabajo de otro artista de la misma manera. He aprendido mucho de otros artistas, he aprendido cómo adquirir visibilidad en redes sociales, técnicas y usos del color, texturas, relieves, infinidad de cosas, hay complicidad y empatía entre artistas la mayoría de las veces, intercambiamos información de manera muy abierta.

¿Qué es lo más difícil que te ha tocado vivir como emprendedora y cómo lo superaste?

Los comienzos siempre son difíciles y me ha tocado comenzar dos veces.

Primero en Caracas sin mucho presupuesto y siendo artista emergente, recibes muchos “no” como respuesta, muchos saben decir que no amablemente, pero también recibes comentarios desagradables y hay muchas galerías que ni siquiera te responden una vez que reciben tu portafolio, aunque lo que haces puede no gustarle a todo el mundo, considero que lo cortés no quita lo valiente, me parece terrible desestimar el trabajo de otros al punto de no tomarse siquiera la molestia de responder.

Cuando pasas por esto muy seguido, sumado a clientes que te estafan, personas de tu propio entorno que te desaniman y estás a penas comenzando son golpes duros, tanto para la moral como para el bolsillo, pero no hay otra manera de superarlo que persistiendo, tocando todas las puertas hasta llegar a las puertas adecuadas y seguir trabajando hasta llegar a las personas adecuadas.

Ahora debo comenzar por segunda vez en otro país, sin presupuesto y siendo artista emergente en una cultura completamente diferente, esta vez sin demasiados amigos cerca que corran la voz. Llevo poco tiempo en Barcelona pero sigo aplicando lo mismo, persistir.

Tocando puertas, participé en una exposición colectiva con excelentes artistas de distintos países gracias a Ciscu Tamayo, un artista muy querido aquí en Cataluña que organizó un concurso de Pop Stram del cual fui finalista, gracias a él he comenzado a tener visibilidad en Barcelona y próximamente en Madrid, todavía no se puede decir que logré emprender por segunda vez pero creo que nuevamente tuve la fortuna de encontrarme con personas buenas que apoyan mi trabajo y me guían, así que creo que voy bien encaminada.

Si tuvieses que hacer una película sobre tu emprendimiento ¿Qué nombre le pondrías?

“Seguramente esto no le pasó a Picasso”

¿Cuáles son las tres cosas que más han potenciado tu capacidad como emprendedora?

  • El amor al arte.
  • El interés genuino en conectar con las personas.
  • La persistencia.

¿Cómo te visualizas hoy y cómo te visualizas dentro de cinco años?

Hoy me visualizo con la oportunidad de comenzar de nuevo, da miedo, pero siempre he creído que comenzar desde cero tiene su encanto así que me visualizo con todas las posibilidades abiertas. Me visualizo en 5 años haciendo arte que es lo que amo, no solo pintura, también danza y música, me veo experimentando todas las formas de arte, quizás combinándolas, si no logro hacer esto de manera exclusiva, que sea a tiempo parcial, pero no puedo concebir mi vida sin arte.

¿Cuáles son los tres consejos que le regalas a los futuros emprendedores?

  • Comenzar, nada avanza ni se consolida si no comenzamos a hacer cosas.
  • Si algo no funciona, hay que darle la vuelta.
  • No rendirse.

Te invitamos a seguir a Kirsten en todas sus redes:

Instagram: @kikiloearte
Facebook: KikiLoe Arte
Kofi: Ko-fi.com/kikiloe
Web Oficial: kiki-loe.wixsite.com/arts